0
0
0
s2smodern

Algunos virus, como el sarampión, las paperas y la meningitis, pueden causar dificultades auditivas. Pero ¿qué pasa con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19?

El tinnitus es una afección común que afecta aproximadamente al 17% de todos los adultos.

Se han identificado alrededor de 60 estudios que informan problemas audio-vestibulares en personas con COVID-19. Recientemente, un análisis de los datos combinados, publicados en el International Journal of Audiology, revela que entre el 7% y el 15% de los adultos diagnosticados con COVID-19 informan síntomas audio-vestibulares. 

El síntoma más común es el tinnitus (zumbido en los oídos) seguido de dificultades auditivas y vértigo.

El tinnitus es una afección común que afecta aproximadamente al 17% de todos los adultos. La mayoría de las personas con tinnitus también tienen pérdida auditiva, lo que sugiere un vínculo estrecho entre los dos. De hecho, el tinnitus suele ser la primera advertencia de que, por ejemplo, la exposición a ruidos fuertes o medicamentos que son tóxicos para el oído ha dañado el sistema auditivo. Curiosamente, hay informes que aseguran que el tinnitus es un síntoma común de COVID-19 prolongado.

“Hay al menos 200 razones por las que las personas pueden desarrollar tinnitus o sentir que su condición existente está empeorando, incluidos factores relacionados con el daño auditivo, así como con el estrés y las condiciones de salud mental. Algunas personas simplemente tienen tinnitus que aparentemente aparece de la nada”, dijo en diálogo con The Washington Post, Eldré Beukes, audiólogo e investigador de la Universidad Anglia Ruskin en el Reino Unido, quien ha publicado una investigación sobre cómo las personas con tinnitus se han visto afectados por la pandemia.

Beukes y otros expertos dicen que es fundamental que las personas con tinnitus comprendan la afección y sean conscientes de que existe una variedad de tratamientos basados en la evidencia que pueden brindar alivio. Para el especialista, la gente “no debería aceptar que su calidad de vida tenga que bajar porque tienen tinnitus porque hay cosas que pueden hacer para vivir la vida que quieren”.

Se ha demostrado que existen fuertes vínculos entre el tinnitus y el estrés. Si las personas permanecen despiertas por la noche, estresadas y ansiosas debido a una fecha límite inminente, preocupaciones financieras o duelos, no es raro que se encuentren escuchando ruidos en sus oídos.

Todavía no está claro por qué se informa tinnitus en personas con COVID-19. Es posible que el virus ataque y dañe el sistema auditivo. Por otro lado, el estrés mental y emocional de la pandemia puede ser el desencadenante. Pero debemos tener cuidado al interpretar estos hallazgos, ya que no siempre está claro si los estudios informan síntomas nuevos o existentes. Lo que falta son estudios de buena calidad que comparen el tinnitus en personas con y sin COVID-19.

“Durante esta pandemia, hemos visto una alta incidencia de consultas por sordera súbita. Se trata de una emergencia otorrinolaringológica de dos causas. Por un lado, de tipo vascular o trombótica y por el otro, de tipo viral. Hay varios virus que pueden causar dificultades auditivas y hoy se suma el COVID-19. Cuando un paciente pierde la audición suele aparecer el zumbido y el síndrome vertiginoso”, aseveró consultado por este medio Daniel Pérez Gramajo, Jefe del Servicio de Otorrinolaringología en el Hospital Eva Perón de San Martín.

Hipoacusia y vértigo

Otro síntoma comúnmente informado de COVID-19 es el mareo. Puede ser bastante difícil diferenciar esto del vértigo rotatorio que es característico del daño al sistema del equilibrio en el oído interno (Shutterstock)

Se han informado dificultades auditivas asociadas con COVID-19 en un amplio rango de edad y gravedad de la enfermedad, que van desde leves (y se tratan en el hogar) a graves (que requieren hospitalización). Hay varios informes de casos de pérdida repentina de la audición en un oído, a menudo acompañada de tinnitus.

Según un estudio que realizó el Hospital de la Universidad Médica de Taipei, la pérdida auditiva repentina ocurre en alrededor de 20 de cada 100.000 personas cada año. Se trata con esteroides para reducir la hinchazón y la inflamación en el oído interno. Pero el tratamiento solo tiende a funcionar si se inicia poco después de que se produzca la pérdida auditiva.

Sabemos que los virus pueden causar pérdida auditiva repentina, por lo que el SARS-CoV-2 puede ser responsable de los informes de casos de pérdida auditiva en pacientes con COVID-19. Sin embargo, el número de casos de COVID-19 en todo el mundo es tan alto que es difícil decir con certeza si los casos de pérdida auditiva súbita son más altos de lo que generalmente esperaríamos ver cada año.

Otro síntoma comúnmente informado de COVID-19 es el mareo. Puede ser bastante difícil diferenciar esto del vértigo rotatorio que es característico del daño al sistema del equilibrio en el oído interno. Sin embargo, la mejor estimación es que el vértigo rotatorio ocurre en alrededor del 7% de los casos de COVID-19.

Dada la importancia de proporcionar evidencia oportuna para informar a los servicios de salud, la información de esta nueva revisión sistemática es bienvenida, pero hasta ahora, la evidencia se basa en encuestas e informes de casos. Es importante no diagnosticar síntomas audio-vestibulares donde no existen o son coincidentes, dadas las altas tasas de COVID-19 en la población. Sin embargo, los hallazgos de la revisión podrían simplemente reflejar el comienzo de nuestra comprensión de esta condición de salud emergente.

 

Fuente: https://www.infobae.com/salud/2021/03/24/un-estudio-confirma-el-vinculo-entre-la-perdida-auditiva-el-tinnitus-y-el-vertigo-con-el-covid-19/

0
0
0
s2smodern