In Noticias

La pérdida auditiva repentina puede ser un problema médico más grave.

4

La causa precisa de la sordera repentina sigue siendo misteriosa, pero los investigadores tienen dos teorías principales: una es que un virus conduce a una respuesta inflamatoria en el oído interno y esa inflamación afecta a las células sensoriales que permiten la audición. Una segunda teoría es que la disminución del flujo sanguíneo al oído produce pérdida auditiva.

Una minoría de los casos son provocados por infecciones virales (desde Lyme hasta sarampión, rubeola, incluso tuberculosis), un tumor de cabeza y cuello, problemas circulatorios, enfermedades autoinmunes (como el lupus) o un trastorno del oído interno (como la enfermedad de Ménière).

Pero cuando los médicos descartan estos factores potenciales, tomando un historial médico y haciendo un examen físico y una resonancia magnética, descubren que la gran mayoría de los pacientes (85 a 90 por ciento) no tienen una causa identificable para su pérdida auditiva.

O bien se despiertan o hacen una actividad diaria normal cuando notan un estallido, un clic o un crujido en el oído, precedido de estática o zumbido, dijo Kozin. Entonces no pueden escuchar tan bien por ese oído, y eventualmente pueden presentarse ante el médico quejándose de un oído obstruido.

En realidad, los nervios que permiten la audición se han apagado o están al borde de la muerte, y la sensación de taponamiento es causada por la pérdida auditiva, explicó el Dr. Steven Rauch, profesor de otorrinolaringología en la Facultad de Medicina de Harvard. El mecanismo es similar a la ceguera repentina, la parálisis repentina de una cuerda vocal o la pérdida repentina del movimiento ocular, agregó. “Todos estos son nervios craneales que se apagan repentinamente por razones desconocidas”.

La pérdida auditiva que resulta de la sordera repentina puede variar de leve a severa. Y esa es otra razón por la que la sordera repentina requiere atención urgente: a veces puede ser reversible.

La disminución de la inflamación y la restauración del flujo sanguíneo en el oído, mediante el uso de esteroides orales o inyectables, a menudo pueden restaurar al menos algo de audición. Otros tratamientos, como la terapia de oxígeno hiperbárico, también son prometedores cuando acompañan a los esteroides.

Pero los pacientes deben buscar atención inmediata para experimentar estos beneficios potenciales. Y, desafortunadamente, las personas con pérdida auditiva más profunda tienen menos probabilidades de beneficiarse del tratamiento.

Si le preocupa una pérdida auditiva en un oído, hay una prueba simple que puede hacer para determinar si es causada por un bloqueo o algo más grave: tararear en voz alta.

“Si escuchas tu voz más alta en el oído bloqueado, no tienes nada de qué preocuparte”, dijo Rauch. Probablemente tenga pérdida auditiva temporal por cera, líquido o agua, y su audición volverá cuando su resfriado desaparezca o la cera desaparezca. Pero si su voz suena más fuerte en el buen oído, “tiene una emergencia y necesita que lo vea un otorrinolaringólogo”.

Fuente: https://www.vox.com/2018/9/27/17900832/sudden-hearing-loss-causes-infections-treatments