In Noticias

El sentido de la audición es particularmente valioso en lo que respecta al desarrollo de lenguaje, nuestras capacidades sociales, académicas e incluso tener el placer de escuchar música e interactuar apropiadamente con quienes te rodean. A fin de evitar problemas auditivos, lo más conveniente es evitar estos 10 factores que contribuyen a generar afecciones.

 1

1. Tomar determinados medicamentos

Algunos medicamentos pueden afectar la audición. Consumir fármacos antiinflamatorios o antibióticos, por ejemplo, en ocasiones puede ocasionar acúfenos (zumbido o silbido de oídos) y una disminución temporal, o en algunos casos permanente, de la audición. Quienes ya sufren problemas auditivos corren un riesgo mayor.

Si estás preocupado por los efectos secundarios ocasionados por la medicación, no dudes en consultar con tu médico o farmacéutico.

2. Diabetes y accidentes cerebrovasculares

Determinados problemas de salud, como los accidentes cerebrovasculares o la diabetes, pueden perjudicar la audición. De acuerdo con un estudio, los investigadores descubrieron que los pacientes que habían sufrido un accidente cerebrovascular corrían un mayor riesgo de experimentar la pérdida súbita de audición neurosensorial, lo que ocasiona sordera leve o total.

Los diabéticos sufren cocleopatía con mayor frecuencia que el promedio, una afección que perjudica a la cóclea situada en el oído interno. Estos pacientes presentan dificultades con el ruido de fondo y se recuperan con mayor lentitud del traumatismo acústico.

3. Vivir en un entorno ruidoso

Vivir cerca de una calle ruidosa, una carretera, una línea ferroviaria o un aeropuerto no es favorable en absoluto para la audición. El ruido medioambiental no solo interrumpe el sueño, sino que también aumenta el riesgo de sufrir pérdida auditiva y acúfenos.

4. Limpiar los oídos con un bastoncillo de algodón

Limpiarte los oídos con un bastoncillo de algodón podría ser peligroso. Tan solo pregúntale a esta mujer australiana que ahora padece sordera parcial tras haber usado este producto a diario.

Cuando usas un bastoncillo de algodón, corres el riesgo de lesionar los oídos y provocar una infección. Asimismo, aumenta el riesgo de que se acumule cera y sufras acúfenos. Algunas personas incluso han llegado a perforarse el tímpano

5. Usar velas para los oídos

Las velas para los oídos son más bien una nueva tendencia. Estas se utilizan para tratar varios problemas de salud, como el cáncer. No obstante, la American Academy of Audiology (Academia Estadounidense de Audiología) y la Administración de Alimentos y Medicamentos desaconsejan su uso.

Además de no ser eficaces, las velas para los oídos conllevan un riesgo para la salud. Algunas personas han sufrido quemaduras y se han perforado el tímpano con este tratamiento. Otras incluso debieron ser sometidas a cirugías a fin de desbloquear el conducto auditivo externo.

6. Rascarse dentro del oído

Si bien rascarse el oído ofrece alivio, esta acción puede tener consecuencias negativas en la audición. Rascar el interior del oído daña la piel y crea aberturas donde ingresan microbios, los que causan infecciones tales como otitis externa.

Quienes padecen esta afección corren el riesgo de experimentar dificultades auditivas, probablemente como consecuencia del bloqueo del oído. Estos casos requieren realizar una consulta médica.

7. Escuchar música fuerte con auriculares

¿Escuchas música con auriculares con frecuencia? Ten cuidado de no subir demasiado el volumen. En un estudio, los investigadores descubrieron que las personas que escuchan música con auriculares durante al menos dos horas por día experimentan una pérdida auditiva de frecuencias altas de, en promedio, 10 a 30 decibeles.

En los últimos años, Statistics Canada también ha detectado un aumento en la cantidad de adultos jóvenes canadienses que sufren acúfenos. El uso de los auriculares es señalado como la causa principal.

8. Hacerse una perforación antihigiénica en la oreja

Si te perforas las orejas, asegúrate de consultar con un profesional. Hacerlo tú mismo o con la ayuda de un aficionado aumenta el riesgo de sufrir una infección de oído, lo que, a su vez, aumenta la posibilidad de dañar la audición. Los riesgos son incluso mayores para quienes se perforan la parte superior de la oreja.

9. No usar auxiliares auditivos

A menos que el médico te indique lo contrario, no usar los audífonos de manera regular impedirá que aproveches el dispositivo al máximo. Debes usarlos en todo tipo de situaciones a fin de permitir que el cerebro se adapte a varios sonidos. Si solo utilizas los dispositivos en casa, por ejemplo, podrías tener dificultades para distinguir los sonidos fuera de tu hogar o cuando hay mucho ruido de fondo.

A diferencia de las gafas que corrigen la vista de inmediato, los audífonos requieren períodos de adaptación. Si nunca los utilizas, jamás podrás disfrutar de sus beneficios al máximo.

10. Colocarse lápices, clips u otros objetos en el oído

Los médicos advierten sobre el peligro de colocarse objetos como lápices, alfileres y clips en los oídos. Dado que no puedes ver lo que haces, corres el riesgo de perforar el tímpano. Los objetos elaborados con níquel incluso podrían ocasionar eccema de contacto dentro del oído, un problema cutáneo que causa picazón.

Fuente: https://www.msn.com/es-mx/salud/noticias-medicas/20-maneras-en-las-que-da%C3%B1as-tu-audici%C3%B3n/ss-AAHrhnC#image=2