0
0
0
s2smodern

La audición es vital en el proceso de aprendizaje del niño ya que interviene en su desarrollo cognitivo, social, emocional, y del lenguaje.


Desde que el bebé se encuentra en el vientre de la madre, está en contacto con diversos estímulos sonoros como lo es la voz de la madre, del padre, música, el ritmo cardiaco, la respiración, entre otros, en el momento del nacimiento llega a un mundo con infinidades de nuevos estímulos acústicos que lo esperan para formar parte de su desarrollo, por lo tanto, es indispensable poder evaluar que la audición de nuestro bebé esté en buen funcionamiento.

Dentro del grupo de riesgo a sufrir pérdida auditiva se encuentran los prematuros y aunado a esto el bajo peso al nacer. Hoy en día existen pruebas audiológicas que nos permiten detectar una hipoacusia a tiempo a fin de poder iniciar el tratamiento y medidas necesarias que permitan una estimulación temprana garantizando así el desarrollo de su lenguaje y sus habilidades sociales y comunicativas.

Tomando el protocolo que se usa en Clínica Ávila y Centro Medico Docente La Trinidad podemos coincidir en lo siguiente.

¿Qué estudio audiológico me sirve para evaluar al recién nacido?

Según la Fonoaudiólogo Sandoval Anais de CMDLT, las emisiones Otoacústicas deben formar parte del protocolo inicial en la evaluación de los recién nacidos y más aún cuando se trata de bebés prematuros.

¿En qué consiste?

Ella nos describe que es una prueba sencilla, indolora, rápida, y no invasiva que debe ser aplicada dentro de las 48 horas después de su nacimiento que es el tiempo en el que aún permanece dentro de las instalaciones. De no ser así lo recomendable es que sea durante el primer mes de nacimiento.

En el caso de los bebés prematuros el estudio debe realizarse cuando haya cumplido las semanas de gestación en edad corregida al nacimiento a término.

El bebé debe estar tranquilo o durmiendo al realizar el estudio, el cual consiste en colocar en el conducto auditivo una sonda que emite unos sonidos los cuales harán todo el recorrido hasta llegar a oído interno y entrar en contacto con la cóclea en donde ocurre un feedback y estas respuestas ante los estímulos obtenidas viajan de regreso y se reflejan en el dispositivo o equipo que estemos usando.

¿Qué resultados arroja?

Según la Fonoaudiólogo Armas Iyee de Clínica Ávila, si el resultado es normal, sólo se les sugiere a los padres que estén atentos al desarrollo de su lenguaje durante el primer año de vida.

Si por el contrario no pasa la prueba en 3 oportunidades consecutivas y ya tiene más de un mes de vida la próxima cita debe complementarse con una Timpanometria en donde se observará el tipo de curva para verificar que no haya líquido en el oído medio. A los 3 meses de edad es citado nuevamente para repetir el estudio si pasa las EOA el paciente puede ser dado de alta audiológicamente y sólo vigilar por los padres el desarrollo adecuado de su lenguaje y acorde a su edad cronológica. Si no pasa las EOA deben realizársele unos Potenciales Evocados Auditivos de Tallo Cerebral (PEATC)

Armas Iyee hace énfasis que en el caso de bebés prematuros lo ideal es realizar las EOA y los PEATC por ser pacientes de alto riesgo biológico. Así mismo chequear la audición a los 3 meses, al año, a los 2 años y a los 2 años y medio.

Por lo tanto, ambas Fonoaudiólogos coinciden que la sordera puede detectarse y tratarse en los primeros meses de vida del bebé.

El tratamiento precoz de los problemas auditivos evitará las dificultades en el desarrollo del lenguaje y la comunicación de los niños, mejorando su calidad de vida.

Se debe realizar el seguimiento y control de la audición del niño durante todo su desarrollo. Conviene acudir al pediatra cuando se sospeche que no oye bien, si tiene dificultades para entender una conversación o si es necesario repetirle las palabras con frecuencia.

0
0
0
s2smodern