0
0
0
s2smodern

Con el pasar de los años, este instrumento diagnóstico, pasó a formar parte del uso diario en la consulta del otorrinolaringólogo.



Aunque aún se utiliza la otoscopia neumática, esta no superará al impedanciómetro, el cual nos aporta una mayor información sobre lo que sucede en oído medio, y además nos permite graficar estos acontecimientos.

En cuanto al equipo hay diferentes modelos, pero el fundamento es el mismo:

Constan de una sonda que se introduce en el conducto auditivo externo con un terminal plástico que sella al mismo, para hacer una cavidad hermética que no permita la fuga de aire. Esta sonda tiene tres conductos: uno conectado a una bomba de presión, el segundo que emite un tono, generalmente de baja frecuencia e intensidad constante, que será absorbido por la membrana timpánica y la cadena de huesecillos. El tercer conducto está conectado a un micrófono que recibe el tono de prueba reflejado y lo transforma en una señal eléctrica la cual puede cuantificarse.

Entonces, la impedanciometría, es una exploración objetiva, que no necesita de la participación activa del paciente. Es un estudio que nos permite valorar la movilidad o resistencia de la membrana timpánica, continuidad de la cadena osicular, reflejo estapedial. Es un estudio que evalúa la indemnidad anatómica y funcional de las estructuras del oído medio, indemnidad o no del arco reflejo del musculo estapedio, y además nos aporta información sobre la trompa de eustaquio.

Previo al estudio, el paciente debe preferiblemente ser evaluado por el especialista, para determinar que no existan obstrucciones en conductos auditivos externos, ni alguna patología que pueda interferir. Además es conveniente evaluar ambas fosas nasales a objeto de verificar permeabilidad de las mismas, hipertrofia turbinal u otra alteración, que pueda interferir en los resultados del estudio.

Los resultados de la impedanciometría nos llevaran a decidir inclusive el tratamiento adecuado para una patología de oído medio y es una exploración muy útil para los déficits auditivos. Es la impedanciometria, un recurso invaluable en adultos para llegar a diagnósticos específicos tales como tumores, otitis media, disyunción de cadena de huesecillos, otosclerosis, perforación timpánica, disfunción de trompa de eustaquio, y de especial interés en pediatría, puesto que como mencionamos anteriormente, no requiere la participación activa del paciente.

En conclusión, todo estudio de oído debe ser acompañado de una impedanciometría.

Fuente: Dr. Ricardo Encinozo / Otorrinolaringólogo

Director Médico – Instituto Auditivo Widex Barinas - Venezuela

0
0
0
s2smodern