0
0
0
s2smodern



1.- Motívelo el uso de sus auxiliares auditivos todos los días, el mayor número de horas posible. Aunque no salga de casa debe usarlos para mantenerse alerta al ambiente.

El sistema auditivo nunca duerme, siempre está en funcionamiento, por tanto debemos mantenerlo estimulado con el uso de los auxiliares auditivos.

2.- Recuérdele que antes de manipular el equipo debe lavarse las manos muy bien, con jabón por 20 segundos. Preferible que use guantes.

3.- Chequee que tenga baterías para sus auxiliares y que las que está usando, estén en buen estado.

4.- Compruebe que la colocación en el oído sea efectiva, debe estar bien colocado, insertado en el canal auditivo. Un auxiliar mal colocado además de causar molestia física, genera feedback y no entrega la ganancia necesaria.

5.- Repase la limpieza y cuidados diario, como pasar un pañito todas las noches y guardar en el estuche con el portapilas abierto.

6.- Revise que el molde esté limpio, si el molde está tapado de cera, no permitirá la salida del sonido. En caso de que tenga cera, despréndalo del auxiliar, lávelo con agua y jabón. En caso de que no salga la cera, déjelo remojar un rato en agua tibia jabonosa. Luego lave y deje secar, sin soplar.

En los auxiliares intracanal, revise el cerustop, si está bloqueado de cerumen, no permitirá la salida del sonido y además puede generar daños en los componentes internos. Cambie el nanocare o cerustop con frecuencia.

7.- Si debe salir de casa, procure no tocarlo. Al llegar a casa debe higienizarlo.

Si su familiar no oye bien con sus auxiliares, necesita accesorios o aún no usa auxiliares auditivos, haga una cita, cumplimos con protocolos estrictos de bioseguridad para atenderlo.

Meredyth Barrios

Fonoaudióloga. Audioprotesista.

 

0
0
0
s2smodern