0
0
0
s2smodern

Este mes de febrero se celebra el día mundial del cáncer, queremos compartir contigo la relación que guardan la pérdida de audición y la medicación que se aplica para luchar contra la enfermedad más devastadora de todos los tiempos.


Ciertos medicamentos quimioterapéuticos (cisplatino, carboplatino), y antimicrobianos (gentamicina, tobramicina, vancomicina y amikacina) son tóxicos para las estructuras del oído interno y pueden causar acufenospérdida de audición y disfunción vestibular. Estos efectos secundarios, denominados “ototoxicidad”, pueden disminuir la calidad de vida psicosocial, física y general de los pacientes, y aparecer durante o después del tratamiento.

Los agentes de platino (cisplatino y carboplatino) han mejorado las tasas de curación de muchos cánceres infantiles, pero su uso puede provocar pérdida auditiva neurosensorial irreversible de alta frecuencia. El déficit es progresivo al aumentar la dosis acumulativa de cisplatino.

Las conclusiones en cuestión de tasas de afectación de algunos estudios científicos sobre ototoxicidad en la población pediátrica sometida a estos tratamientos son: “Aproximadamente el 50% de los niños tratados con regímenes basados en cisplatino desarrollan algún grado de pérdida auditiva permanente. En altas dosis, hasta el 90% de los niños pequeños pueden sufrir déficits de moderados a severos, con una pérdida auditiva grave hasta en un 25% de los casos.”
Sin embargo, cuando se usa junto al 
cisplatino, la radioterapia puede agravar la pérdida de audición asociada a los agentes quimioterápicos derivados del platino. La susceptibilidad individual a la ototoxicidad del cisplatino es variable.

Los niños son más susceptibles a la ototoxicidad de los agentes derivados del platino que los adultos. El mecanismo de la toxicidad coclear del platino es a través de la interferencia con la transducción de señales del órgano de Corti en la cóclea.
Se producen daños en tres estructuras concretas:

  • Las células ciliadas externas (células efectoras)

  • El ganglio espiral (suministro de nervio principal de la cóclea)

  • La estría vascular (suministro de sangre primaria)

La pérdida de audición en los niños puede afectar a la calidad de vida, al desarrollo socioemocional, al rendimiento académico, al desarrollo psicosocial y a la adquisición del habla y del lenguaje.

La identificación temprana de deficiencias auditivas es importante para facilitar la adquisición normal o casi normal de las habilidades de lenguaje, académicas y de afrontamiento, especialmente en niños pequeños.

Evaluar la audición de los pacientes con quimioterapia es indispensable.

Fuente: http://www.audioenportada.com/espana/investigacion/1840-ototoxicidad-en-el-cancer-infantil

0
0
0
s2smodern