0
0
0
s2smodern

Tras la denuncia de Facua-Consumidores en Acción sobre la venta en de amplificadores de sonido comercializados irregularmente como audífonos, la compañía se vio obligada la semana pasada a retirarlos. Los productos se anunciaban como audífonos "ideales para personas con problemas auditivos", pero su uso está desaconsejado por las autoridades sanitarias para personas con dificultades auditivas.

2

Expertos consultados hablan de los riesgos de su uso sin atención experta y de que, en casos, podría retrasar el diagnóstico y tratamiento de patologías. "No podemos banalizar el problema creado con la venta de amplificadores como si fueran audífonos", advierte Manuel Ángel Galván, vocal de Óptica y Audioprótesis del Consejo General de COF.

"Los audífonos son productos sanitarios destinados a corregir de forma personalizada la hipoacusia, mientras que los amplificadores suben la intensidad de todos los sonidos sin tener en cuenta las deficiencias individuales", diferencia el experto.

Según Carlos Ruiz Escudero, jefe del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Quirón Salud de Madrid, "estos aparatos amplifican el sonido plano, sin realizar ajustes y sin hacer ninguna especificidad secuencial". Esto, advierte, "podría, entre otras cosas, retrasar el diagnóstico de una hipoacusia, por ejemplo, pero además, el uso de este tipo de audífonos sin regulación y en personas sin problemas auditivos, podría hacer que un evento sonoro importante, como un disparo o un petardo, provocara un problema acústico grave", e incluso, según Galván, "dañar su sistema auditivo de forma irreparable".

En el caso de las personas que ya padecen problemas auditivos "puede agravarlos si utilizan amplificadores, a los que ningún profesional controla la máxima presión de salida sonora ni las condiciones de uso", alerta Blanco. Por todo ello, los expertos recuerdan la importancia de acudir a profesionales ante el menor síntoma de pérdida de audición. Ésta "se manifiesta con dificultades en seguir una conversación cuando varias personas hablan a la vez, esto es lo que se conoce como hipoacusia", recuerda Galván. Además, en el caso de los niños "es importante estar atentos a cualquier síntoma, porque un déficit de audición no detectado a tiempo puede inducir a un desarrollo cognitivo más lento", añade.
Asimismo, las infecciones de oídos mal tratadas "pueden dañar el oído medio, tímpano y huesecillos, produciendo una pérdida severa de audición", informa Galván.

http://www.correofarmaceutico.com

0
0
0
s2smodern