0
0
0
s2smodern

Cuando un niño sufre pérdida auditiva, es importante proporcionarle estimulación auditiva lo antes posible. En la mayoría de los casos, esto suele consistir en llevar un audífono correctamente adaptado todo el tiempo posible evitando retrasar su desarrollo comunicativo.



Cuando una pérdida auditiva es detectada a tiempo, tratada con la ayuda de un especialista en audiología y con tecnología adecuada puede ayudar al niño a desarrollar su lenguaje correctamente. El segundo paso es proporcionar las competencias académicas de acuerdo a cada grado, junto a un buen ambiente social.

La Dra. Irma Carvajalino, Coordinadora de audiología e investigación de la Fundación CINDA, asegura que “Todo niño que vaya a ser usuario de audífonos, deberá ingresar a un programa de estimulación donde tienen un manejo integral terapéutico que incluye: fonoaudiología, psicología, terapia ocupacional, terapia auditiva verbal, habilitación auditiva, servicios audiológicos, integración educativa e incluso se ofrece un acompañamiento y asesoría a cada familia”.

Afectación de las pérdidas auditivas

Para conocer el grado de afectación se debe analizar el grado de pérdida auditiva, las características del niño, su entorno socio familiar y la educación recibida. Los problemas de audición afectan principalmente las representaciones mentales basadas en sonidos, lo que genera los retrasos del desarrollo del lenguaje y el vocabulario al no aprenderlo de manera espontánea.

Suelen presentarse limitaciones en el control, dificultades en la adquisición y asimilación de conceptos, determinadas conductas y problemas en la lectura, mientras que con una detección temprana, el audífono amplificador, terapia y un ambiente social saludable  el niño adquiere un sistema de comunicación, el desarrollo de su capacidad de comprensión y expresión escrita, dando como resultado un buen proceso de aprendizaje para continuar sus estudios en un colegio regular.

 

0
0
0
s2smodern